martes, 20 de noviembre de 2012

Caramelos de morcilla y espejo de ron de caña

cocina como en tu casa

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 45 MINUTOS           COSTE: 1,30€/PERSONA          DIFICULTAD MEDIA         4 PERSONAS

INGREDIENTES:

4 obleas de pasta brick (para 32 caramelos)
250gr de morcilla de burgos ó de arroz
10gr de menta
10 gotas de tabasco
25gr de almendra crocanti
150ml de ron de caña
50gr de azúcar
10gr de ajonjoli (sésamo)
20gr de harina normal
15ml de agua

ELABORACIÓN:

1. Abrir la morcilla por la mitad y quitar la piel, reservar en un bol y añadir la menta fresca picada + las gotas de tabasco + la almendra crocanti. Mezclar los ingredientes, formando masa. Reservar
2. Cortar la pasta de brick en 8 porciones, haciendo triángulos. Para conservar la pasta y que no se quede dura, humedecemos un paño de cocina limpio y cubrimos la pasta.
3. Hacemos bolitas con la mezcla de morcilla con un gramaje de 5gr cada una, así hasta terminar la masa.
4. Una vez hechas las bolitas de morcilla, estiramos la masa haciendo rulos, rodando sobre sí mismo, hasta hacer un cilindro.
5. Mezclamos la harina + el agua, haciendo una pasta untuosa para pegar los caramelos y no se despegue la pasta al freir.
6. Cogemos un triangulo de pasta, la parte más ancha la pondremos mirando hacia nosotros y la parte que queda en punta hacia arriba. Colocamos un cilindro de morcilla en la parte ancha y enrollamos esta hasta la punta, pegamos el pico con la mezcla de harina y agua. Realizar esta operación hasta formar todos los caramelos, reservamos y cubrimos con el paño humedo hasta freirlos (no los metais en el frigorifico, si hicieraís esto la pasta brick cogería mucha humedad y cuando fueramos a freirlos se quedarían huecos y blandegues).
7. El ron de caña lo ponemos en una sartén, hervimos hasta que evapore todo el alcohol (reducir). Una vez que hayamos eliminado el alcohol añadiremos el azúcar y dejaremos cocer hasta que formemos un jarabe tirando a caramelo ligero. Reservamos fuera del fuego.
8. Calentamos una sartén con aceite de oliva y freimos los caramelos de morcilla hasta dorarlos, escurrir el exceso de aceite con la ayuda de un papel absorbente. Fondear los caramelos con la reducción de caña. Decorar con el sésamo.

NOTA:

El resultado del sabor os sorprenderá, pasamos del sabor dulce, al salado de la morcilla, picante y frescor de la menta.
cocina como en tu casa







Tomato